The Witcher 3, un juego en el que todo importa