El creador de The Witcher 3 cree que las producciones pueden cosechar éxito al margen del territorio donde se crearon