Talón de Aquiles de XBOX One,
cuestión de marketing