Surface y XBOX One, la combinación perfecta