Se relaja la política de demos de Microsoft