Respawn Entertainment apostó por el rendimiento en Titanfall