Ninja Theory confía en el potencial oculto de XBOX One