Microsoft responde a las filtraciones