Microsoft y Remedy: Una relación que no se debería romper