Los problemas de CD Projekt con los RPG