Los excesos, tampoco son buenos