Lionsgate da el salto a los videojuegos