La Tokyo Gameshow fija su celebración