La renovación de Microsoft llega a Europa