La realidad virtual interesa a Microsoft