La polémica de siempre, Resolutiongate, da el primer golpe