La nueva generación se queda sin Copa del Mundo