La larga ausencia de Rare tiene explicación