La incertidumbre es buena según Nathan Vella