La amenaza de los PC podría ser cruel