Kinect, en su lucha por convencer