[Gamescom 2017] Cuphead nos recuerda por qué es tan especial