El proyecto de James Pond fracasa