El futuro de Titanfall y la multiplataforma