El falso registro de Shenmue III, ¿indicio o falsa alarma?