El Black Friday podría relanzar los números