Dragon Age abandona la capitulación de una trilogía