Diseñar XBOX One no fue facil