Destiny, un proyecto ambicioso