Crytek señala a la guerra de consolas
la relevancia de la resolución