Capcom cree en el futuro social de los juegos