Blizzard da el paso y se acerca a las consolas