Ahora les toca a las compañías hablar de la segunda mano