Activision y la competencia de los shooters