Las ventas mundiales de Xbox One llevarían dos años siendo inferiores a las de Xbox 360