Las políticas de Microsoft son las más amigables con las compras digitales