Microsoft no podía ofrecer una consola de alta calidad por 399 euros