¿Merece la pena seguir haciendo reservas de videojuegos?