Electronic Arts golpea al machismo donde más le duele