El éxito de la nueva generación,
da esperanzas al jefe de Take Two