El consumo de los videojuegos desaparecerá tal y como lo conocemos