Una comitiva de Sega estuvo ayer en las oficinas de Microsoft